Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Romanos 8:16

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.