Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Mateo 6:34

Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.