Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Lucas 1:37

Porque nada hay imposible para Dios.