Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Isaías 50:5

Jehová el Señor me abrió el oído, y yo no fui rebelde, ni me volví atrás.