Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Hebreos 2:18

Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.