Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

2 Corintios 3:5

No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios,