Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

2 Corintios 10:4

Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.