Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Reflexiones – ¡Que tenga un muy buen día!

Un día me encontraba en la fila de una tienda de provisiones detrás de un hombre que estaba pagando su compra. Cuando terminó, el empleado lo despidió diciendo alegremente: “¡Qué tenga muy buen día!” Para sorpresa del empleado (y mía también), el hombre explotó en ira: “Éste es uno de los peores días de mi […]
Palabras claves: