Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¡Nunca Solo!

David, era el hijo de un pastor, consiervo mío, que había llegado al hogar para gozo y alegría de sus padres, pero, a poco de nacer, empezó a manifestar síntomas de enfermedad que llevaron a sus padres a recurrir al médico. Tiene una debilidad en el músculo del corazón dijo el médico y se ha […]
Palabras claves: