Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El momento preciso

¿Alguna vez has sentido como si todo estuviera perdido, aún la esperanza? ¿Te sientes así en estos momentos? Entonces este mensaje es para ti. Muchas veces cuando tenemos grandes problemas y no vemos la salida, lo primero que creemos es que Dios nos ha abandonado, que se ha olvidado de nosotros, que ya no le importamos. Y debes tener mucho cuidado con esta clase de pensamientos, pues hay alguien a quien le interesa que pierdas toda esperanza y ese alguien es tu enemigo, el diablo. Pero no debemos perder la fe. Mira lo que la Palabra nos enseña, “y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20 RVR1960) y por si te quedan dudas, dice hasta el fin del mundo. ¿Sabes? Hay una historia con la que te identificarás hoy.

Cuando el pueblo de Israel salía de Egipto, Faraón no quiso dar su brazo a torcer y se echó para atrás respecto a la petición que Jehová Dios le había hecho a través de Su siervo Moises: deja ir a mi pueblo. Cuando Faraón accede y sale Israel, él dudó y el Señor endureció aún más su corazón, porque habría de manifestarse con Gloria tremenda ese día. Mientras el pueblo iba de a pie, un gran ejército iba tras ellos, mucha gente de a pie, otros a caballo y al ver esta gran multitud, Israel tuvo que haber perdido toda esperanza. Imagino que pensaron, en ese momento, hasta aquí llegamos, hasta aquí nos trajo Dios. Pero eso es lo que justamente quiere el enemigo que pienses, pero Dios quiere que sepas que te ha dado una promesa y que esa promesa se cumplirá, nada lo detendrá. ¿Sabes que Israel tenía una promesa? Ir a la tierra prometida, ¿cuál es la tuya? Si has perdido toda esperanza, recuerda lo que Dios te prometió y sigue hacia adelante, pues Él siempre cumple Su Palabra porque no miente. Cuando el pueblo de Israel perdió toda esperanza, mira lo que hizo Dios: “e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas” (Éxodo 14:21 RVR1960). Cuando creas perder toda esperanza, ahí estará tu Dios para sorprenderte. Es cuestión de saber esperar y ver las cosas tremendas que Dios hará para demostrarte que siempre está contigo.

Muchos en el mundo dicen “Dios tarda, pero no olvida”, hoy quiere decirte que ninguna de las dos son verdad, pues Dios nunca tarda y tampoco se olvida de nosotros, Él llega en el momento preciso y ¿sabes por qué? Porque Él sabe los planes que tiene para nosotros y como dice Su palabra, “planes de bienestar” (Jeremías 29:11 LBLA). No pierdas la esperanza, tienes un Dios que todo lo puede, un Dios de imposible que ya te ha prometido que estará contigo hasta el fin del mundo, un Dios que defiende a los suyos, un Dios que llega en el momento preciso. Espero que esta Palabra haya hecho un rhema en tu vida. Si ha sido de bendición para ti, entonces también lo será para otros, así que no dejes de compartir.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Palabras claves: