Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El ministerio de Jesús, parte 1

En estos días me tropecé con este texto, el cual me hizo reflexionar inmediatamente acerca del ministerio del Señor Jesús, pero también me llevó a cuestionar el papel de la iglesia en la actualidad: “Y recorrió Jesús toda Galilea, (1) enseñando en las sinagogas de ellos, (2) predicando el evangelio del Reino y (3) sanando toda enfermedad y (4) toda dolencia en el pueblo. Se difundió su fama por toda Siria, y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos, y los sanó” (Mateo 4:23-24 RVR1960).

Después de leerlo llegué a esta conclusión, una opinión muy personal: a la iglesia de hoy le hace falta manifestación de poder. Algunos de nosotros hemos llegado a sentirnos cómodos asistiendo a un servicio y oyendo la Palabra de Dios. Pero nos hace falta demostrar que somos LA LUZ DEL MUNDO. Y mira cómo el Señor Jesús hace esta metáfora respecto a nosotros y la luz y su significado: vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almúd, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos” (Mateo 5:14-16 RVR1960). Déjame hacerte una pregunta: si en realidad somos una iglesia de impacto, entonces ¿por qué nuestros enfermos necesitan médicos? ¿Por qué los hospitales aún se siguen llenando de gente enferma? ¿Por qué aún hay muchos que se pierden? Porque hemos olvidado una característica de la iglesia primitiva: manifestaciones de poder. 1 Corintios 4:20 RVR1960 dice, “porque el Reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”. La iglesia primitiva tenía algo y era que, todo lo que ellos hacían se sentía, se sabía, era comentado… Era una iglesia de impacto y la iglesia de Cristo de hoy ha entrado en un letargo, olvidando que debe ser luz en medio de oscuridad, olvidando que debe ser de impacto.

Veamos cuatro características del ministerio de Cristo Jesús que son necesarias para manifestar el Poder del Reino de los Cielos para lograr una iglesia de impacto: (1) liberación, (2) sanidad, (3) predicación y (4) enseñanza. Una iglesia con estos cuatro pilares es una iglesia imparable, de combate y una gran amenaza para Satanás. Miremos cómo Jesucristo hizo todas estas cosas al iniciar Su ministerio, luego de haber ayunado por cuarenta días para ser tentado por el maligno:

1. EVANGELIZAR

“Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir: «¡Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado!” (Mateo 4:17 RVR1960). ¿Qué significa la palabra evangelizar? Según el DRAE, es predicar la fe de Cristo. Llevar las Buenas Nuevas a los hombres. El mensaje con el que Jesús empieza Su ministerio es el del arrepentimiento y la reconciliación, pues el pueblo escogido se había desviado de hacer la voluntad del Padre, muchos habían ido tras ídolos, otros habían prostituido las enseñanzas a su favor y otros, sencillamente, vivían el evangelio a su manera. Ahora bien, ¿será que esta condición ha cambiado mucho? Hay personas cuyo dios no es el Señor, sino una relación, el trabajo o algo diferente. En la actualidad hay gente que sigue diciendo, yo creo en Dios, pero a mi manara y solo hay una manera decreer en Dios y esta nos la muestra Su Palabra, no hay forma humana de creer en Dios, todo ello es falso. Solo la Biblia le enseña al hombre cómo se debe creer y qué estilo de vida llevar. Evangelizar es alcanzar a otros para salvación salvación a través de la Palabra. Espero que esta Palabra haya hecho algún efecto en ti en este día. No olvides ser de bendición siempre, comparte.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Palabras claves: