Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Aprendiendo a esperar en Dios, parte 4

Hoy continuamos con esta serie de cinco devocionales bajo el título Aprendiendo A Esperar En Dios. Esta nuestra es nuestra cuarta entrega, mañana espera la última lección. Creo firmemente que serán de gran bendición para sus vidas. ¿Qué otra lección podemos aprender de Génesis 15:1-6 – RVR1960)?

TRES: Dios no sólo te dará lo que le pidas, sino aún mas, el milagro que estás pidiendo será sobreabundante en tu vida. Mira lo que Jehová Dios le dijo a Abram: “y lo llevó fuera, y le dijo: mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: así será tu descendencia. Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia (Génesis 15:5-6 RVR1960). Abraham se acercó a Jehová Dios y le pidió un hijo solamente, y Dios le concedió esa bendición, pero aún mayor, porque Su propósito era que en Abraham serían BENDITAS TODAS LAS FAMILIAS DE LA TIERRA (Génesis 12:3). Pero, Dios no sólo le daría un hijo sino también una descendencia que jamás podría ser contada.

Hoy quiero decirte algo muy espiritual de parte de Jehová Dios y es que cualquier cosa que le estés pidiendo, sin importar qué tan difícil o imposible sea o se vea delante de tus ojos, DIOS te dará más de lo que le estás pidiendo, sólo debes creer, sólo debes ser obediente, porque Él es un Dios de sobreabundancia. Todo esto me lleva a ese pasaje en Mateo 11:7 RVR1960, “pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?”, qué tremendo, ¿no?, de estas cosas debes aferrarte cuando no veas respuestas de parte de Dios. No se canse de creer que Dios es Dios de imposibles, no se canse de creer que para Él todo es posible (Lucas 1: 37), a su tiempo segarás justicia por haberle creído. No te pierdas mañana la última entrega de esta serie. Espero que hoy Dios haya hablado a tu vida en este bello día. Dios te guarde y te bendiga. No olvides ser de bendición y compartir con otros este devocional.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Palabras claves: