Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Como puedo desarrollar mis talentos…

 

 

¿Cómo puedodesarrollar mis talentos?
por Marcos Wirt

INDICE
INTRODUCCIÓN
Un pueblo de gracia
EN ESTOS TIEMPOS HAN SURGIDO desafíos
extraordinarios en América Latina. En
medio de todo este mover surgen importantes
noticias, algunas de ellas buenas y otras no
tanto. Unas nos llenan de gozo y otras de preocupación.
Pero, aún así, las que nos intranquilizan
producen acción en nuestravida, ya que al conocerlas
debemos hacer algo al respecto.
Latinoamérica está experimentando un fuerte
mover de Dios. El resto del mundo tiene sus
ojos puestos sobre ella y se preguntan qué tenemos
nosotros que a ellos les gustaría tener. El
Señor por su gracia nos regaló muchas cosas que
nos hace diferentes a los demás. El latinoamericano
es muy jovial. Somos personas muy alegres,
nos encantan los festejos y cualquier motivo es
bueno para celebrar. Y como causa de esta celebración
sabemos que diariamente, cientos de
latinoamericanos reciben el mensaje deJesucristo y el 10%
aceptan.
Algunos historiadores de la iglesia estiman
que en América Latina, entregan su vida a
Cristo entre 400 a 500 personas por minuto. Ésta
es la buena noticia. La mala es que, desgraciadamente,
mucho de este fruto se está perdiendo por
una escasez de liderazgo.
Cuando comenzarnos el proyecto de Lidere, nos
unimos con personas que trabajan desde hace
muchos años en el desarrollo y la motivación de
líderesen América Latina. Nos sorprendimos al darnos
cuenta que en Latinoamérica hay cientos de
miles de pastores con congregaciones de entre 50 a
100 personas. La mayoría de ellos no tienen la
menor idea de cómo llegaron a ser ministros del
Señor y luchan para sobrevivir junto a los pocos
miembros de su congregación, los cuales probablemente
están divididos y a punto de irse en cualquier momento.

Hace algunos años, un seminario teológico de
renombre realizó una encuesta que concluyó con
los siguientes resultados: la mayoría del liderazgo
de América Latina no tuvo ni un solo día formal de
educación, ni siquiera primaria o elemental. Parte
del problema es que ha proliferado entre los latinoamericanos
una mentalidad muy peligrosa que
dice: «¡Gloria a Dios, yo nunca estudié’». Podemos
llegar a comprender el espíritu de Dios que están
diciendo nuestros colaboradores y consiervos, pero
este pensamiento mantuvo a nuestro liderazgo con
muchas limitaciones…

Para continuar leyendo presione aquí: Como puedo desarrollar mis talentos