Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Por qué no puedo cambiar?

destacado archivo boletin informativo    mp3 cristianos gratis, música cristiana gratis, descargar música cristiana¿Alguna vez has prometido abandonar un mal hábito, para caer de nuevo al poco tiempo en el mismo? La derrota te deja preguntándote: ¿Qué pasa conmigo? ¿Por qué no puedo vencer esto?

Convertirnos en las personas que Dios quiso que fuéramos al crearnos, es un proceso de adentro hacia fuera. Ya que nuestros pensamientos gobiernan nuestras emociones, decisiones, acciones, actitudes y palabras, cualquier transformación duradera debe comenzar con la mente.

Por eso Pablo nos dice: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12.2 (NVI)

Esta no es una transformación repentina, sino un proceso que dura toda la vida. Somos un reflejo de todo lo que hemos estado pensando durante años. La buena noticia es que, no importa cuáles hayan sido tus pensamientos en el pasado, Dios puede enseñarte a pensar de manera diferente. Él te da su Espíritu para guiarte mediante un proceso que produce una restauración real y un cambio permanente.

Santiago 1.14,15 dice: “Cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.” (NVI)

Por eso, debemos tener discernimiento en cuanto a lo que vemos y escuchamos. Es también la razón por la que el apóstol Pablo nos dice “Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad.” Efesios 4.22-24 (NVI).

¿Pensaremos, como dice Pablo, entodo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre (Filipenses 4.8), permitiendo que nuestras mentes sean transformadas? ¿O morderemos el anzuelo del enemigo y sus maquinaciones?

Y recuerda…“no has sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que seas tentado más allá de lo que puedas aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él te dará también una salida a fin de que puedas resistir.” 1 Corintios 10:13 (NVI)

“Pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.” 2 Corintios 10:3-5

No basta resistir las mentiras del enemigo; debemos también, llenar nuestra mente con la verdad de la Palabra de Dios. Jesús usó esta técnica cuando Satanás lo tentó en el desierto (Mt 4.1-11). Respondió cada reto con las Sagradas Escrituras, diciendo: “Escrito está…” Cuando tenemos un versículo listo en nuestros labios que refute una mentira de Satanás, tenemos la munición espiritual más poderosa posible.

No te castigues cuando fracases. Más bien, confiesa tu falta y arrepiéntete lo más rápidamente posible ya que si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” 1 Juan 1.9 (NVI).

Comienza hoy. No haga promesas que posiblemente no cumplirás y te llevaran a un sentimiento de culpa y decepción. Simplemente comienza a llenar tu cabeza con todo lo bueno, todo lo justo, todo lo puro…
“Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Filipenses 1.6 (NVI)