Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Disfruta la compañia de Nuestro Dios

destacado archivo boletin informativo    mp3 cristianos gratis, música cristiana gratis, descargar música cristianaHasta los hombres y mujeres de Dios a veces experimentan soledad.
Hace poco leí el caso de una mujer de 55 años que se arrojó al vacío desde su apartamento en el piso 14. Minutos antes de su muerte vio a un hombre lavando ventanas en un edificio cercano. Lo saludó y le sonrió; él le sonrió y le devolvió el saludo. Cuando el hombre se dio vuelta para continuar con su trabajo, ella saltó.

Había dejado la siguiente nota sobre un escritorio muy prolijo y ordenado: “No puedo soportar un día más de esta soledad. Mi teléfono nunca suena. Nunca recibo cartas. No tengo amigos.”

Otra mujer que vivía en el mismo piso, dijo a los periodistas: “Ojalá hubiera sabido que ella estaba tan sola. Yo me siento de la misma manera.”
Tú y yo estamos rodeados de personas solas. Nadie está inmune al sentimiento de soledad.

Pero mira lo que nos dice Jesús: “he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28.19-20

Hoy puedes decir como el salmista: Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.” Salmos 27.10

¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu?
¿A dónde podría huir de tu presencia?
Si subiera al cielo,
allí estás tú;
si tendiera mi lecho en el fondo del abismo,
también estás allí.
Si me elevara sobre las alas del alba,
o me estableciera en los extremos del mar,
aun allí tu mano me guiaría,
¡me sostendría tu mano derecha! Salmos 139.7-10

El Señor siempre está contigo, no importa tu situación. Si todavía sientes soledad, ve con alguien y regálale un abrazo. ¿Quieres recibir llamadas? Empieza tú a llamar por teléfono. ¿Deseas recibir cartas? Empieza a escribir a otras personas. En esta vida nunca recibirás lo que no aprendes a dar.

Si de verdad deseas sentir compañerismo, sal de donde estás y brinda tu amistad a los demás. Tienes mucho para dar y Dios desea que compartas lo que has recibido de Él con otras personas. Pero tienes que decidirlo, y cuanto antes mejor, pues es la única manera en la cual te librarás de tu soledad.

Palabras claves: