Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Cómo vencer el enojo y la ira que sale de adentro

destacado archivo boletin informativo    mp3 cristianos gratis, música cristiana gratis, descargar música cristianaSi NO estás enojado, ¡Qué bueno! Pero si lo estás, mira lo que dice la Biblia:
“Mis queridos hermanos, pongan atención a esto que les voy a decir: todos deben estar siempre dispuestos a escuchar a los demás, pero no dispuestos a enojarse y hablar mucho. Porque la gente violenta no puede hacer lo que Dios quiere”. Santiago 1:19,20 (TLA)

La violencia y el enojarse frecuentemente impiden que puedas agradar a Dios y cumplir Su voluntad. Algunos piensan que enojarse es pecado, pero no es el sentimiento de enojo sino lo que haces como consecuencia de lo que sientes lo que te puede llevar a pecar y luego lamentarlo.

Pablo lo dice claramente: Si se enojan, no permitan que eso los haga pecar. El enojo no debe durarles todo el día”. Efesios 4:26 (TLA) Y el salmista lo pone de esta manera: No pequen al dejar que el enojo los controle; reflexionen durante la noche y quédense en silencio”. Salmos 4.4 (NTV)

Pero entonces, ¿Cómo vencer el enojo y la ira que sale de adentro? Otra vez la Biblia nos da la solución: “La respuesta amable calma el enojo; la respuesta grosera lo enciende más”. Proverbios 15:1 (TLA)

Si ustedes perdonan a otros el mal que les han hecho, Dios, su Padre que está en el cielo, los perdonará a ustedes”. Mateo 6:14 (TLA)
“El sabio domina su enojo; el tonto no controla su violencia”. Proverbios 14:29 (TLA)
Vale más ser paciente que valiente, vale más dominarse uno mismo que dominar a los demás. Proverbios 16:32 (TLA)

No te dejes llevar por el enojo que sólo abriga el corazón del necio”. Eclesiastés 7:9 (NVI)

Ya lo sabes, no hay beneficios en estar enojado, así quedeja de estar triste y enojado. No grites ni insultes a los demás. Deja de hacer el mal. Por el contrario, practica la amabilidad y la compasión para con los demás, y perdona así como Dios te perdonó a ti por medio de Cristo”. Efesios 4:31,32 (TLA)