Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Bajo el cuidado y la mano protectora de Dios

destacado archivo boletin informativo    mp3 cristianos gratis, música cristiana gratis, descargar música cristianaDios te fortalece en este día para hacer Su obra en el lugar donde estás, así que no desmayes ni se desaliente tu corazón. El va delante de ti allanando el camino, pero también va junto a ti, tomándote de la mano. Y también va detrás de ti, luchando a tu favor. ¡Nuestro Dios nos rodea por completo!

Como lo expresaba el salmista David: “Aun antes de que haya palabra en mi boca,Oh SEÑOR, Tú ya la sabes toda.Por detrás y por delante me has cercado, y Tu mano pusiste sobre mí. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Es muy elevado, no lo puedo alcanzar.” Salmos 139.4-6 (NBLH)

David sabía que estaba bajo el cuidado y la mano protectora de Dios. Él sabía que Dios lo rodeaba por completo, y saber eso era un conocimiento que sobrepasaba su intelecto. Por eso seguía diciendo:
“¡Jamás podría escaparme de tu Espíritu!
¡Jamás podría huir de tu presencia!
Si subo al cielo, allí estás tú;
si desciendo a la tumba, allí estás tú.
Si cabalgo sobre las alas de la mañana,
si habito junto a los océanos más lejanos,
aun allí me guiará tu manoy me sostendrá tu fuerza.
Podría pedirle a la oscuridad que me ocultara,
y a la luz que me rodea, que se convierta en noche;
pero ni siquiera en la oscuridad puedo esconderme de ti.
Para ti, la noche es tan brillante como el día.
La oscuridad y la luz son lo mismo para ti”. Salmos 139.7-12 (NTV)

Ya sea que estés huyendo de Dios o en paz con Él: No te puedes esconder de Su presencia. Mucho menos si de verdad le conoces. Él está esperando por ti en este día. ¿Tendrás tiempo para estar con Él?
Recuerda que Dios te acompaña donde quiera que vayas. Él es tu fuerza para lo que tienes que hacer.
Que hoy puedas decir también como el salmista: “¡Pero yo sé que viviré para disfrutar de tu bondad junto con todo tu pueblo! Por eso me armo de valor, y me digo a mí mismo: “Pon tu confianza en Dios. ¡Sí, pontuconfianza en él!” Salmos 27.13-14 (TLA)