Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

9 de Mayo – Estructura

“Algunos de los fariseos comentaban: Ese hombre no viene de parte de Dios, porque no respeta el sábado. Otros objetaban: ¿Como puede un pecador hacer semejantes señales? Y había desacuerdo entre ellos.” Juan 9:16

Estructura

La discusión de ese día, hoy nos resulta patética. Jesucristo había hecho un milagro maravilloso y había sanado a una persona que estaba enferma. Alguien que no tenía la posibilidad de curarse por sus propios medios. Era una demostración poderosa del amor de Dios.

Sin embargo los fariseos, los hombres religiosos del momento, sostenían que Jesucristo no podia venir de parte de Dios, porque no respeta la costumbre del sábado. Era para ellos un sacrilegio romper con esa tradición que Moisés mismo les había dejado. Nadie que actuara de parte de Dios, rompería esa norma. Ni siquiera para hacer un milagro.

Y eso genero un gran desacuerdo. Pasaron más de 2000 años, y seguimos haciendo lo mismo. Los temas en discusión cambiaron, los actores de la escena también, pero seguimos perdiendo el tiempo en discusiones bizarras en lugar de enfocarnos en lo realmente importante.

¿Era grave que Cristo hubiera roto la tradición del sábado judío? Tal vez les molesto a algunos tradicionalistas, pero para el enfermo que fue curado, fue una bendición. Es cierto que el fin no justifica los medios pero es tiempo de despertarnos.

Nos pasamos el tiempo discutiendo y filosofando sobre temas que no conducen a nada, mientras las personas se pierden y mueren sin conocer a Jesucristo como Salvador. Somos expertos en filosofar, pero nos olvidamos la razón por la cual nos convoco Cristo a su reino. No nos llamo para hacernos jueces de las acciones de los demás. Nos llamo para predicar.

Nos acostumbramos a mantener una estructura y una forma que heredamos. No es ni buena ni mala. Pero si esa estructura o forma nos va a limitar en proclamar el mensaje del evangelio, estamos igual que aquellos fariseos, demasiado preocupados por cuidar su sábado, sin darse cuenta de la necesidad de los que los rodeaban.

¿Que haría el Señor Jesús en tu iglesia hoy? ¿De verdad pensás que estaría completamente de acuerdo en defender la estructura y la forma que vos hoy defendés como la única verdad? Es tiempo de abrir los ojos y tener la amplitud de Dios.

Que tu estructura no te limite para cumplir lo que Dios nos llamo a hacer.

REFLEXIÓN – Estructura tu cambio.