Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

9 de Agosto – Reposo

“Él da reposo.” Job 34:29

Reposo

Job estaba cansado, estaba pasando un momento muy feo, y le todo le costaba mucho. Tal vez antes de escribir esta frase tan corta y profunda, pensó lo que escribio un amigo mio, muchos años más tarde convencido que a pesar del dolor de la espera, Dios no cambia su esencia. Y que sin importar cuan triste o solo te sientas, Dios jamas se aleja de tu lado. El siempre tiene descanso para tu alma atribulada.

Reposo en medio de la tempestad. Cuando las aguas se tornan turbias, cuando los vientos arrasan nuestros pensamientos, cuando los tornados perturban e inquietan nuestras almas, clamamos desesperados y Él despierta de su sueño y con una sola orden hace calmar las aguas, los vientos, los tornados e inmediatamente nos inunda con una paz que sólo viene de Él.

Dios da reposo. Reposo en medio de la pérdida del consuelo interior. A veces, Él nos priva de este reposo porque abusamos de él.

Estamos inclinados a mirar nuestro gozo y disfrutarlo por estar en Su Presencia, contemplar nuestro éxtasis, nuestros embelesamientos y nuestras visiones con una complacencia demasiado grande. Entonces el Amor, por causa del mismo Amor, lo retira.

Pero por medio de Su Gracia, Él nos enseña a distinguir entre nuestra paz interior y Él mismo. Él se acerca y nos susurra la certeza de Su Presencia y así llega a nosotros una paz infinita para guardar nuestra mente y nuestro corazón.

Gozar de los beneficios de estar en Su Presencia es diferente a Gozar del privilegio de estar en Su Presencia y adorarlo.

Hoy Dios nos invita a descansar en Él. Dios sabe de tu carga, de tu trabajo y de tu desanimo. Él conoce el dolor de cada lágrima y sabe de tus frustraciones. Dios entiende tu enojo frente a la realidad que no podes cambiar, y te invita a entrar en Su Presencia para descansar.

No es una utopia de la mistica religiosa. Es la experiencia de alguien que estaba sufriendo muchísimo, y pudo encontrar en Dios descanso. No le saco el problema, no soluciono lo que lo entristecia. Simplemente, se ofrecio para llevar la carga. Por eso, Jesucristo po día decir: Venid a Mi todos los que estais trabajados y cargados, que Yo os hare descansar. Hoy Dios te invita a que puedas descansar.

REFLEXION – Dios es tu reposo.