Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

8 de Junio – Pasión

“Pero tu, se sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.” 2 Timoteo 4:5

Pasión

Lei esta frase que me llamo la atencion:

“No es un tonto aquel que da lo que no puede retener, con tal de ganar lo que no puede perder” Jim Elliot, asesinado por los indios aucas en el Ecuador mientras servia alli como misionero en 1956.

Jim Elliot fue un muchacho casi prodigio. Era un gran deportista, estudioso, capaz, tenía pasion por el evangelio, y era un gran cristiano. Promediando su vida, sintio un ferviente deseo de salir a la obra misionera. Sus familiares y amigos quisieron evitarlo sosteniendo que el era muy importante en la obra de Dios en los Estados Unidos. Una persona con su capacidad y potencial podia generar un cambio formidable en ese pais.

Jim hizo la siguiente cuenta. En EE.UU. habia casi 1 cristiano cada 500 habitantes. En la India, habia solo 1 cada 70.000. Soy mas util en otro lugar, dijo. Asi que se unio con otros tres amigos que tenian el mismo sentir y fueron a Ecuador. Aprendieron el idioma, y decidieron remontar el Amazonas buscando la tribu de loa Aucas que vivian al margen de la civilizacion.

En el primer contacto con los indios, todos fueron asesinados a lanzazos. Dos años despues, su mujer y otro grupo de misioneros lograron entablar una relacion con esta tribu y predicarles el evangelio. ¿Que motiva a un hombre talentoso y con gran futuro a dejarlo todo para ir a morir asesinado en una playa solitaria solo para predicar de Jesucristo? ¿Que motiva a la mujer de ese hombre a continuar su obra y predicarle al asesino de su marido para que no vaya al infierno?

Lo resume la frase que nos dejo Jim. La pasion por Jesucristo es más fuerte que cualquier droga, que el poder de una empresa, que el prestigio, que la seduccion del dinero, que el estrellado de la fama, que las marquesinas de los teatros. Solo aquel que experimento esa pasion puede comprender porque este joven con tanto potencial, fue tan tonto para perderlo todo y dejarse matar por unos indios.

Solo aquel que tiene pasion por Jesucristo, puede comprender que en realidad, Jim perdio lo que no podia retener, pero gano algo que
jamás va a poder perder.

REFLEXIÓN – ¿Sos un tonto?