Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

8 de Agosto – Disfruta

“…por medio de las cuales nos ha concedido sus preciosas y maravillosas promesas, a fin de que por ellas llegueis a ser participes de la naturaleza divina”. 2 Pedro 1:4

Disfrutá

Un hombre viajaba de Argentina a España en barco y para comprar el pasaje uso sus ultimos ahorros. No llevaba nada de dinero para el viaje y viajaba solo. La primera noche, los pasajeros llegan al comedor y cada uno cena una deliciosa comida en su mesa. Este hombre dijo que notenía hambre y no comio nada.

En realidadtenía mucha hambre, pero como sabia que no po día pagar la comida porque notenía plata prefirio no comer. Repitio esta coducta durante cinco dias. Estuvo sin probar un bocado de comida durante todo ese tiempo, sentado en el bello comedor, viendo como todos los demas difrutaban de sabrosos platos, postres deliciosos y panes frescos.

Al sexto dia, desesperado de hambre, decidio pedir la comida más excelente y abundante del menu, y repetir hasta reventar. Decidio al finalizar su comida, comentarle al mozo que no po día pagar porque notenía dinero. A lo sumo, lo meterian en la carcel. Asi que bajo al comedor y comio como si fuera la ultima vez en la vida.

Finalmente, cuando ya quedaban muy pocos comensales en el comedor, llamo al mozo y le pregunto cuantotenía que pagar por la comida. Nada, le dijo el mozo sorprendido. Al comprar el pasaje, usted pago todos los servicios del barco. Puede comer todo lo que quiera, porque ya esta pago.

A veces, vivimos lastimosamente como ese pasajero, por no saber los beneficios que tenemos. Cuando nos convertimos en hijos de Dios, se produce un cambio maravilloso en nuestra vida. Nos convertimos en ciudadanos del cielo y tenemos un lugar reservado por Dios en su Reino. Pero el pasaje al Cielo que Jesucristo nos compro con su sangre, incluye mucho más que eso.

Es cierto que tener un hogar en el cielo, es algo demasiado maravilloso. Pero Dios es tan generoso que ademas de darnos ese regalo, nos incluye en la salvacion un bonus track.

Dios nos llamó por su gloria y excelencia para conocer en profundidad la grandeza de su persona y para recordarnos que con la salvacion, tambien nos dejo preciosas y maravillosas promesas.

No vivás tu vida cristiana muerto de hambre y resentido. Disfruta de las promesas de Dios.

REFLEXIÓN – Está todo incluido en el precio que pagó Jesús.