Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

7 de Octubre – Más

“Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante.” Filipenses 3:13

Más

Nota del Clarín del 7/10/07
Los Pumas se metieron en la historia grande

En otra inolvidable actuación, superaron 19-13 a Escocia y de ese modo alcanzaron por primera vez las semifinales de este torneo. Argentina fue pura garra y Hernández, el Maradona del equipo, aportó su habitual poder de desequilibrio. El próximo rival será Sudáfrica, que viene de eliminar a Fiji. Por el otro lado, Francia va con Inglaterra, el actual campeón.

Hay acontecimientos que hacen historia. Por primera vez en la historia del rugby nacional, estamos en la semi final de un mundial. El domingo, Argentina se olvidó de su tradición futbolera, y se hizo fanática del Rugby. Aun sin entender demasiado las reglas, o sin conocer a los jugadores, sufrimos los últimos 20 minutos del partido, cuando Escocia quería empatar o morir en el intento. Hazaña de los Pumas argentinos, que ahora quieren mas. No se conforman con haber llegado hasta acá. Ahora quieren ganarles a los imposibles sudafricanos, para estar en su primer final de un mundial.

Para estos animales con corazón de caballero, parece que nada es imposible. No hay nada que los detenga. No importa los golpes recibidos, ni la historia de los poderosos rivales, ni el historial de las derrotas anteriores. Tienen el fuego y la pasión para superarse y quieren más. Si se quedaran con lo que ya consiguieron, podrían estar más que satisfechos porque ya son exitosos, pero quieren más.

Pero no todos somos como los Pumas, por eso hay solo 30 en el mundial de Francia y más de 40 millones estamos sentados detrás del televisor viendo como juegan. Sin embargo, haríamos muy bien en imitarlos. Es lo que Pablo les recomienda a los filipenses y también a nosotros hoy. En este siglo de la mediocridad y del conformismo, Dios nos pide excelencia.

En lugar de detener la marcha y estar satisfechos con lo que conseguimos, debemos ir por más. En lugar de conformarnos con la indiferencia o la comodidad de nuestra situación, Pablo nos alienta a buscar objetivos más excelentes, a no vivir de triunfos del pasado, a no compensar nuestro compromiso con Dios, con las veces que hicimos algo para Él.

Podes ser un Puma para Dios. Superate cada día.

REFLEXIÓN – Vamos por más.