Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

7 de Junio – Desplazados

“…y los dispersaré en todas las direcciones. No habrá nación a donde no vayan los desplazados de Elam.” Jeremías 49:36

Desplazados

Habia trabajado mucho para conseguir un cliente nuevo para el estudio. El proyecto era muy interesante y atractivo. Y queria trabajar en ese proyecto. Despues de muchas conversaciones, el tema quedo en la decision el cliente. Asi que esperabamos su respuesta.

Al regresar al estudio, dos semanas despues, me entere en un comentario de pasillo que habiamos ganado al cliente y que se lo habian asignado a otro consultor. Y me senti desplazado. Al menos esperaba que me dijeran que habiamos conseguido el cliente por el que habiamos trabajado tanto. Pero ni siquiera eso. Y me senti dolido, defraudado, no tenido en cuenta. Habia enojo, decepcion, tristeza. No estaba a gusto.

Mientras masticaba mi malestar, me acorde de este texto. Para la gente de Elam, la situacion era mucho mas grave y dolorosa. Dios les estaba prometiendo que los iba a dispersar, y los iba a desplazar tan lejos y en tantas direcciones que no habria pais que no recibiera a algun habitante de Elam. Iban a ser totalmente desplazados.

Ellos se sentian abandonados, sin esperanza, frustrados, solos, desechados y dolidos. A nadie le gusta ser desplazado, deseamos sentirnos importantes y valiosos, que nos tengan en cuenta y nos reconozcan en lo que hacemos.

Dios sigue siendo Fiel. Y el castigo que le dio a la gente de Elam, fue por su pecado y desprecio. Pero prometio restaurarlos. Igual que hace con nosotros. Dios siempre valora lo que hacemos y reconoce el esfuerzo realizado. Sabe de nuestros sacrificios y desvelos y que esperamos un reconocimiento por ello. Y siempre lo da.

A su tiempo, Dios hace justicia. Sin importar lo que sucedan entre las relaciones humanas, a pesar de los egoismos, las peleas y la envidia que generan diferencias y desplantes, Dios siempre cumple su justicia y premia el esfuerzo.

Aunque pienses que nadie valora lo que estas haciendo, y que tu trabajo es en vano, Dios sigue teniendo el control sobre tu vida, y vas recibir la compensacion por tu esfuerzo. Tal vez no llegue en el momento que vos querias, tal vez no la veas de la manera que la esperabas. Pero todo lo que Dios permite que suceda, tiene una razon de ser. Dios siempre cumple, y compensa los desplantes.

REFLEXIÓN – Dios pone las cosas en Su lugar.