Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

7 de Julio – Responde

“Yo, Señor espero en ti. Tú, Señor y Dios mío, serás quien responda.” Salmo 38:15 (NVI)

Responde

Hace justo un año, después de tan terrible operación de caderas de Juampi, un 7 de Julio le dieron de alta. Nos mentira estar de nuevo los cuatro juntos en casa. Cuando todos los pronósticos médicos nos auguraban una internación mucho más larga y conflictiva, el toro de Juampi estuvo solo un día en terapia y tres en sala común.

Pero estamos convencidos de algo. Dios tiene un plan para todo esto y estoy seguro que lo ha cumplido. No estuvo Juampi solo durante estos días Miles de hombres y mujeres estaban clamando por nuestro hijo para que Dios lo sostenga, lo restablezca y lo sane.

Y Dios que es nuestro Dios y el Dios de Juampi respondió. Y aunque para Miri y para mi la espera nos pareció eterna, fueron apenas unos pocos días y nuestro pequeño ya estaba dando ordenes nuevamente es nuestro hogar. Y eso fue una respuesta exacta a nuestro clamor puntual. Resulta imposible entender como un nene de seis años puede recuperarse tan bien y tan rápido de una operación tan complicada y dura.

Es imposible entenderlo, excepto que se tenga en cuenta que detrás de todo esto está la mano poderosa de Dios. Y miles de cristianos orando desde muchas ciudades de nuestro planeta. Fue asombroso y gratificante recibir el apoyo y el cariño de los que estaban cerca y de los que estaban lejos. Y percibir la alegría de todos al enterarse de las buenas noticias.

Esto es porque Dios responde. Siempre responde. Tal vez hoy estás en medio de una situación crítica o triste, esperando una respuesta que no llega. Y te sentís vacío y abandonado. Juampi hoy quiere recordarte, con la simpleza y la ingenuidad de sus seis años que Dios responde.

Podés dudarlo o cuestionarlo. Podés enojarte por no recibir lo que estabas deseando. Podés ofenderte y vivir resentido por no recibir la respuesta en el tiempo que vos querías, o podés vivir con la alegría y seguridad de mi Juampi quien fue abierto como un poyo para acomodarle ambas caderas y en lugar de cuestionar a Dios porque no evitó el sufrimiento y la operación, hoy agradece a Dios porque puede estar de nuevo en su casita.

Pero tu elección, cualquiera sea, no va a modificar esta eterna verdad:

REFLEXIÓN – Dios siempre responde.