Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

7 de Agosto – Control

“Porque en ti espero, oh Señor; tú responderás, Señor, Dios mío.” Salmo 38:15

Control

Recibí un mail de un amigo de Córdoba que me copió esta parte de una canción de Marcos Witt “…y esperaré pacientemente, aunque la duda me atormente, yo no confío con la mente, lo hago con el corazón…. tu siempre tienes el control,”

El ser humano es por naturaleza impaciente y caprichosa. A veces sufrimos desencantos cuando esperamos. Estábamos hace algunos años de vacaciones en la costa y nos juntamos varios matrimonios de la iglesia. Propusimos de tomar un helado y los hombres fuimos a comprarlo, mientras nuestras esposas e hijos nos esperaban. Cada cual llevó el pedido de su familia.

Este amigo compró un cucurucho y un cuarto de helado. Como el cuarto de helado venía en una taza térmica no se derretía, pero el cucurucho después de un par de minutos, comenzó a derretirse. Así que este buen muchacho, comenzó a comerse el helado.

Cuando llegamos donde estaban las chicas, cada uno le dimos a nuestra esposa el helado que había pedido. Y nos causo mucha gracia la respuesta enojada de la esposa de mi amigo cuando le dijo: Te pedí un cuarto de helado y me traes un cucurucho todo comido, esto es una porquería.

Ella estaba esperando otra cosa. Y lo que recibió no le satisfacía. Tenía mucha razón en estar enojada. Y al final se quedó sin helado. Pero muchas veces actuamos como ella. Nos enojamos con Dios cuando no nos da las cosas que queremos cuando la queremos y de la manera que la queremos.

Por eso, la canción de Marcos Witt nos enseña una verdad eterna que David ya dijo hace miles de años. Podemos esperar en Dios, porque Dios siempre responde. Tal vez hoy estas ansioso por lo que no llega y te angustia no tener lo que necesitas. Dios sabe. Y siempre responde.

No analices tu problema con la lógica de tu mente. Eso solo va a generar más dudas y enojo. Acepta la realidad que nos propone Marcos. Podemos confiar en Dios con el corazón. Aunque la duda atormente nuestra alma, aunque el dolor nos quite el sueño, aunque la preocupación no nos de tregua, podemos confiar en Dios.

Él siempre tiene el control. Aun en tu caos sin soluciones, Dios sabe lo que hace y por que lo hace.

REFLEXIÓN – Confia en Dios. Él tiene el Control.