Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

6 de Septiembre – Cuarto

“El rey respondió y dijo: ¡Mirad! Veo a cuatro hombres sueltos que se pasean en medio del fuego sin sufrir daño alguno, y el aspecto del cuarto es semejante al de un hijo de los dioses.” Daniel 3:25

Cuarto

Sadrac, Mesac y Abed Nego estaban muy complicados. El rey Nabucodonosor habia ordenado que todos en Babilonia se inclinen delante de su estatua de oro. Quien no lo hiciera, iba a morir quemado en un horno de fuego. Cuando llego el momento, todos los seres vivientes, se inclinaron delante de la estatua, excepto estos tres jovenes judios, que estaban en Babilonia como esclavos.

Al ser consultados por el rey, le dijeron que no lo harian porque Dios no aprobaba esa conducta. El rey se enfurecio e hizo calentar el horno 7 veces más de lo habitual. Si los muchachos se rectificaban podian salvar sus vidas. Si no tendrian una muerte horrible y dolorosa.

El rey los manda tirar en el horno y sucede algo increíble. Desde arriba toda la corte po día ver que dentro del horno, entre las llamas, habia cuatro hombres caminando. Habian tirado tres y ahora habia cuatro, y el cuarto parecia un ser celestial.

El rey manda sacar a los muchachos, que salen del honro sin quemaduras, ni olor a humo. Pero solo salen tres. El cuarto hombre habia desaparecido. Dios habia hecho un milagro maravilloso. Habia cuidado a estos jóvenes del fuego. Podria haberlo hecho sin que aparezca nadie, pero quiso darles consuelo y compania adicional en el mal momento.

Por eso, dentro del horno aparecio el cuarto hombre

Tal vez hoy te sentis en el horno. Los problemas o dificultades te pesan en el alma, no te dejan estar en paz, te quitan la alegria para vivir y no ensombrecen tu futuro. Miras para adelante y solo ves más problemas. Y esto te angustia y desespera.

Dios vuelve a decirte hoy que no estas solo. Que a veces, hace falta estar en el horno de los problemas, para poder ver al cuarto hombre. Ese cuarto hombre es Jesucristo. Quien siempre esta a tu lado, quien nunca te deja, quien siempre te consuela y acompaña.

No estás solo en medio de tus problemas. Cuando las dificultades estan más calientes, aparece el cuarto hombre. Dios no te abandona a tu suerte, Él siempre esta a tu lado para acompañarte.

REFLEXIÓN – En el fuego aparece el Cuarto Hombre.