Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

6 de Octubre – Ansiedad

“Volveré luego a mi morada, hasta que reconozcan su culpa. Buscaran ganarse mi favor, angustiados, me buscaran con ansias.” Oseas 5:15

Ansiedad

Uno se da cuenta lo que vale alguna cosa cuando la pierde. Nos quejamos del trabajo, que es rutinario, aburrido, que el jefe es malo, que no me alcanza lo que cobro, pero cuando no tenemos trabajo deseamos con todo el corazón volver a nuestro antiguo puesto. Parece que todos los defectos que veíamos, desaparecen como por arte de magia, y solo recordamos las virtudes. Nos damos cuenta lo que valen las cosas cuando ya no las tenemos.

Durante muchos años, Dios estuvo muy cerca de su pueblo. Los colmo de favores y regalos, los lleno de bendiciones, los cuido como a la niña de sus ojos. En recompensa, el pueblo se olvido de Dios. La prosperidad y la riqueza tienen ese efecto pernicioso de alejarnos de Dios. Y a pesar de los continuos llamados que hizo Dios a su pueblo a través de sus profetas, no quisieron escuchar y siguieron haciendo lo que mejor les parecía. Y eso era justamente lo que ofendía a Dios.

Por eso Dios toma esta drástica decisión. Elige alejarse de su pueblo caprichoso y dejarlos sin su ayuda. Buscaba que ellos escarmentaran. Que se encontraran sin ayuda ni protección, para que se dieran cuenta que solo Dios es seguridad y fortaleza. Entonces volverían ansiosos y apurados a buscarlo.

Tal vez hoy estas en la misma situación que estos israelitas. Haciendo lo que querés y ofendiendo a Dios, te des cuenta o no, tal vez pensás que estás haciendo las cosas bien y que no es tan grave como otros lo pintan.

Pero Dios tiene una sola justicia. Y si bien nunca se aleja de nuestro lado, porque vive en nosotros, cada vez que pecamos y lo ofendemos, deja de bendecirnos y cuidarnos. Dios no malcría hijos caprichosos. Por eso es tan urgente volver a restablecer la comunión con Él lo más rápido posible.

Cuando nos damos cuenta que estamos solos, y en problemas, recurrimos a Dios. Y en lugar de estar lejos, Él siempre esta cerca. Nunca nos deja solos, nunca nos deja abandonados y sin recursos. Que no te de vergüenza acercarte a Él. Su amor sigue siendo enorme por vos y siempre esta dispuesto a darte otra oportunidad. Solo espera tu arrepentimiento.

REFLEXIÓN – Buscalo a Dios antes de estar en problemas.