Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

6 de Junio – Pensar

“Hermanos, no sean niños en la manera de pensar; mas bien, sean niños en la malicia, pero en la manera de pensar sean maduros.” 1 Corintios 14:20

Pensar

Me envio Gustavo esto que me parecio muy bueno para compartir:
¿PENSO EN ESTO?

Usted, que reclama lo que no recibe, ¿ya penso en lo que no da?
Usted, que se lamenta porque sufre, ¿ya penso en cuanto hace sufrir?
Usted, que acusa a la ignorancia, ¿ya evaluo sus conocimientos?
Usted, que condena el error, ¿ya percibio cuanto erró?
Usted, que se dice amigo sincero, ¿ya se analizo con sinceridad?
Usted, que se queja de penurias, ¿ya vio cuanto posee más que los otros?
Usted, que critica el mundo, ¿ya hizo algo para mejorarlo?
Usted, que sueña con el cielo, ¿cuanto ya hizo para extinguir el infierno?
Usted, que se dice modesto, ¿no estara orgulloso de parecer humilde?
Usted, que condena el mal, ¿ha procurado difundir el bien?
Usted, que deplora la indiferencia, ¿ha sembrado el amor?
Usted, que se aflige con la pobreza, ¿ha usado bien sus riquezas?
Usted, a quien duelen las espinas, ¿ha cultivado rosas?
Usted, que tanto lamenta las tinieblas, ¿ha esparcido luz?
Usted, que se ocupa de si mismo, ¿se ha preocupado de los otros?
Usted, que se siente tan pequeñito, ¿ha procurado crecer?
Usted, que se queja de soledad, ¿ha brindado su compañía a un amigo?
Usted, que se indigna contra la enfermedad, ¿que ha hecho por su salud?
Usted, que anhela la concordia, ¿ha combatido la discordia?

Actuamos como niños, cuando solo pensamos en nosotros y no en los demas. Cuando somos egoistas y solo buscamos nuestra propia satisfaccion, cuando justificamos nuestros actos y censuramos las mismas actitudes en los otros.

La misma actitud de envidia que censuramos en los demas es lo que justificamos en nosotros llamandolo interes o sana envidia. La misma mentira que criticamos de los demas es lo que justificamos en nosotros cuando tenemos que evitar un problema y lo llamamos una mentirita blanca. Los inmaduros no tienen la capacidad de analizar objetivamente los hechos.

Los niños son inmaduros por naturaleza. El grave problema de hoy es que muchos adultos en edad, siguen siendo niños en su manera de pensar, porque por su inmadurez, comodidad o indiferencia, no modificaron su manera de pensar.

Hoy Dios nos llama a madurar, y tener un juicio objetivo, como tiene Él.

REFLEXIÓN – Que tu madurez se muestre en tu pensamiento.