Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

5 de Noviembre – Carne

“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14

Carne

Juan resume en una pequeña frase el milagro más increíble que se produzco en la tierra en toda su historia. Jamás hubo, hay ni habrá alguien como Jesucristo. Fue, es y será siempre un ser único y fuera de serie. Este hecho se da porque en Cristo coexistieron dos naturalezas. Cristo fue 100% Dios y también fue 100% hombre.

Esto es lo que Juan quiere decirnos cuando dice que el Verbo se hizo carne. Cuesta trabajo para una mente limitada como la nuestra querer comprender en su totalidad la compleja realidad del milagro de Jesucristo: un día Dios se hizo hombre.

Cristo no fue un super hombre con poderes especiales, como algunos quieren sostener, ni tuvo una influencia divina para hacer tan especial como sostienen otros. En Cristo coexistían el Dios Todopoderoso y el ser humano simultáneamente.

Por eso Jesucristo jamás pecó. Es impensable que Dios pueda pecar, porque es tres veces Santo. Y Cristo es Dios, por eso a pesar de ser tentado y forzado al máximo, Él jamás pecó. Se mantuvo siempre puro. En Cristo estaba el Poder Creador y Sanador de Dios. Por eso podía darle vista a un ciego, o sanar a un leproso y dejarle su piel nueva, resucitar a su amigo Lázaro aunque ya estaba medio podrido, pudo detener una tempestad y multiplicar la comida para que más de 5000 personas coman de unos pocos panes y pescaditos.

Pero Jesucristo, tuvo hambre, sueño, sed, estuvo triste, alegre, solo. Padeció de las mismas situaciones cotidianas que atravesamos nosotros cada día. Porque Él fue una persona como vos y yo. Se divirtió en la boda de Canaán, disfrutó que los niños se le acercaran, sufrió el desprecio de los fariseos, lloró frente a la tumba de su amigo Lázaro, padeció la incomprensión de sus discípulos y la traición de Judas, lloró por los latigazos que le abrieron la espalda, por la corona de espinas, por los golpes y la cruz.

Por eso es nuestro Sumo Sacerdote, quien intercede por nosotros. Él Perfecto Dios, fue un Perfecto Hombre. Cristo vivió en esta tierra, para saber como se siente ser un hombre. Él sabe lo que estás viviendo. Jesús se hizo carne.

REFLEXION – Beneficios del Dios Hombre, disfrutalos.