Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

5 de Junio – Despertar

“Y haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de despertarse del sueño.” Romanos 13:11

Despertar

Nota del Diario Clarín – Un polaco desperto tras 19 años en coma y se encontro con un pais nuevo

Jan Grzebski tiene 65 años y recupero la conciencia tras casi dos decadas. En lugar del antiguo regimen comunista, se encontro con un pais miembro de la Union Europea, con Internet y celulares. Se sorprende de que los negocios tengan “tanta mercaderia” y abran los domingos.

Estuvo dormido 20 años y cuando se desperto, todo lo que conocia habia cambiado. Cuando lei esta noticia, pense en los cristianos del siglo XXI. Es decir en vos y en mi. Porque parece que estamos igual que Jan. Vivimos dormidos. Un mal tan viejo que Pablo se lo tiene que gritar fuerte para despertar a los romanos. Siempre hubo cristianos dormidos.

Pablo estaba hablando de las obligaciones de los hijos de Dios. Hace el trabajo de leer Romanos 12 y 13 y anota cuantas cosas, Pablo nos recuerda que tenemos que hacer todo los dias. La lista es larga y completa.

Pero los romanos estaban indiferentes. No veian la necesidad de cambiar. Estaban dormidos. Y no les preocupaba. No se daban cuenta que las cosas a su alrededor estaban cambiando. Que sus vidas estaban estancadas y que Dios estaba decepcionado. Estaban dormidos.

Hoy padecemos el mismo mal. No nos damos cuenta que nuestra indiferencia al llamado de Dios nos perjudica a nosotros mismos, a los que nos rodean y al Reino de Dios. Pensamos que esta todo bien, como lo pensaba Jan mientras estaba en coma. Pero la realidad le paso por arriba.

Lo terrible es que cuando nos demos cuenta que desperdiciamos nuestra vida haciendo lo que pensabamos que era divertido y agradable, mientras le dabamos la espalda a la Voluntad de Dios, ya sera demasiado tarde. Solo tenemos una oportunidad de hacer las cosas bien. Y es ahora. Ayer ya paso y no lo podemos recuperar. Mañana todavia no llego y no se puede modificar. Solo tenemos el poder de cambiar el presente.

Pero si seguis dormido, jamas vas a poder hacerlo. Desperta a la realidad que solo se puede vivir bien, bajo los parametros de Dios. Es tiempo de tomar conciencia que el pecado, la vida facil, la indiferencia, los placeres ocultos, la doble vida, solo alargan nuestro sueño y decepcionan a Dios.

REFLEXIÓN – ¡Despertate!