Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

3 de Octubre – Respuesta

“Oh Señor, Dios nuestro, tú les respondiste; fuiste para ellos un Dios perdonador, más también vengador de sus malas obras.” Salmo 99:8

Respuesta

El salmista no estaba pasando un buen momento. No sabemos exactamente cual era el problema que lo estaba preocupando y que le quitaba el sueño, pero algo es seguro. No estaba bien.

Es algo bastante comun tener problemas. Cada cual tiene los suyos. No conozco a nadie que pueda decir: No tengo ningún problema. Tal vez los problemas del otro sean insignificantes para vos y los minimices. Pero para vos, tus problemas son muy graves y justifican tu estado de ánimo molesto o decaído.

El salmista no tenía un buen día, y al igual que nosotros, tenía que enfrentar un problema que para él era grave y angustiante. Y nos deja hoy un recurso para superar esos momentos difíciles que nos tocan vivir.

Podría haber quedado deprimido en su cama, podría haber insultado a sus familiares, podría haber peleado con sus conocidos o agredido a sus compañeros de trabajo. Su malestar le alteraba el carácter y justificaba sus malas reacciones. El Salmista hizo memoria.

Y recordó la historia de su pueblo, Israel. Las veces que le habían dado la espalda a Dios, las veces que lo habían desobedecido, las veces que se habían olvidado de Su Persona y lo habían cambiado por ídolos baratos de madera o de piedra. Y recordó que a pesar de tantas faltas, y de tantos olvidos, Dios seguía perdonando. Nunca Dios hizo silencio frente al pedido de su pueblo arrepentido.

Tal vez hoy estás triste por cosas que te pasan que no te gustan y quisieras cambiarlas pero no podés. Te angustias por los problemas que no podés solucionar y que te quitan la paz. Te duelen los fracasos y las frustraciones y no ves la salida.

Dios hoy vuelve a invitarte que hagas memoria. Y te acuerdes de cómo respondió Dios en los días pasados. Dios nunca te dejó solo, nunca te abandonó. Aun en los momentos más difíciles y de más dolor, Dios estuvo a tu lado. Aunque vos no podías verlo, Él te acompañaba.

Hoy va a ser igual. Él sabe lo que estás viviendo y tiene Su Respuesta preparada. Tal vez te deje pasar por este problema, para utilizar tu experiencia para que ayudes a otros

REFLEXIÓN – En lo que has sido afligido, en eso serás de bendición.