Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

24 de Diciembre – Nochebuena

“Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tus dichos me han vivificado.” Salmos 119:50 (NVI)

Nochebuena

La noche de Navidad es la víspera del nacimiento de Jesús en el pesebre. Parece una imagen tierna y débil, pero es todo lo contrario.

Parece extraño que el Rey del Universo tuviera que nacer en un pesebre sucio rodeado de animales, que su familia estuviera manchada por los comentarios de los vecinos acusando a su madre por estar embarazada antes de casarse, o que hayan tenido que hacer un largo camino para llegar a Belén, una aldea pequeña y casi desconocida.

Pero todo esto estaba profetizado y tenía que cumplirse. La Palabra de Dios siempre se cumple.

Por eso el salmista puede decir que los dichos de Dios lo vivifican, porque son dignos de confianza. Dios no miente, Dios es fiel y cumple lo que promete.

Quizá la Navidad sea un tiempo triste en tu vida porque faltan familiares o hay algunas peleas; o porque no tenés para los regalos, la mesa no tiene tanta comida, no te alcanza para los fuegos artificiales, nada tiene demasiado sentido.

La Biblia te recuerda que la Navidad es el comienzo de la Esperanza. Es el día que comenzó la fiesta. Es el momento maravilloso en que Dios se hizo carne y habitó entre nosotros.

Navidad es más que un pan dulce y una botella de sidra. Es más que la mesa con la familia reunida, es más que un día feriado. Navidad es la celebración del nacimiento de Cristo. Dios lo había prometido, los profetas lo habían anunciado, pero la humanidad no lo estaba esperando. Muy pocos celebraron el nacimiento de Cristo, casi como hoy en día. Parece que estamos demasiado ocupados en otros temas como para recordar este hecho impresionante.

Dios prometió y cumplió. Cristo nació en Belén y te asegura que el mejor remedio para tu angustia, para tu tristeza, para tu soledad, para tu miedo, para tu problema, para tu aflicción, es la Biblia. En ella podés encontrar la paz que estás buscando. Dios está deseando poder darte su hermoso regalo navideño, Él quiere darte Su Paz que sobrepasa todo entendimiento.

Hoy es un día de fiesta. No busques tu alegría en el lugar equivocado. Nada ni nadie puede reemplazar la frescura de la Palabra de Dios. Hoy es un buen momento para volver a disfrutar de Su Paz.

REFLEXIÓN – Hay vida en Cristo.