Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

2 de Diciembre – Creador

“En el principio creo Dios los cielos y la tierra”. Génesis 1:1

Creador

Cuando compro un electrodoméstico siempre hago lo mismo. No es que compre muy seguido, pero cuando la necesidad lo requiere, y compramos alguno, antes de sacarlo de la caja, leo el manual de instrucciones. Miriam tiene la habilidad de hacer funcionar lo que compre, sin leer el manual de procedimentos. Pero yo no tengo esa capacidad. Sigo las instrucciones del constructor.

Tal vez tarde un poco más en ponerlo en funcionamiento, pero es lo más seguro. Una vez compre un mueble para armar en un supermercado. Necesitamos un placard para la habitación. Busqué entre las cajas de los estantes, aquel que por el tamaño era lo que estabamos buscando. Finalmente lo encontré. La foto de afuera indicaba que el mueble era muy bonito y funcional. Era lo que yo necesitaba.

Pero cuando abrí la caja, solo encontré tablas y más tablas de distintos tamaños. No se parecía en nada al mueble de la foto. Así que con paciencia, leí el manual de instrucciones y comencé paso a paso a seguir las indicaciones.

Finalmente, después de algún esfuerzo, logré armar el mueble. Y me quedó igual que la foto de la caja. Es la ventaja de seguir las instrucciones. Uno siempre sabe donde termina el asunto y como llegar al resultado esperado.

Dios es el creador de todo. Él creo el mundo, el universo, las galaxias, los soles, pero también nos creo a vos y a mí. Creó el mosquito y creó el elefante. Él sabe a la perfección como funciona cada uno. Y cual es su máximo potencial.

Y nos dejó el manual de instrucciones para que lo sigamos. Tal vez parezca una situación muy desordenada, tal vez nuestra vida sea una serie de tablas sin orden, tal vez parezcamos una montaña de elementos sin conexión.

Pero el Gran Creador tiene un plan de acción y nuestra vida puede transformarse en algo precioso y digno. Solo es necesario seguir las instrucciones. El manual es la Biblia, tan joven y tan vieja. Tan sabia y tan permanente.

No hacerle caso, es el caos. Obedecerla, es la garantía del buen final. Hoy, antes de actuar, pensalo bien. Seguí el manual de instrucciones, Dios el Creador, sabe lo que hizo.

REFLEXIÓN – Otra forma, lleva al fracaso.