Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

13 de Julio – Sentado

“Lo crucificaron y repartieron su ropa echando suertes. Y se sentaron a vigilarlo.” Mateo 27:35-36

Sentado

Siempre quise saber que estarian pensando esos soldados que estaban vigilando a los tres crucificados esa tarde al pie de la cruz. Era solo una vigilia más para esos hombres acostumbrados a la sangre y a la tortura. No habia horror en su mirada. El espectaculo que estaban viendo, era habitual para ellos. Sabian que los más debiles morian en 6 u 8 horas y que los más fuertes aguantaban dos o tres dias.

Asi que se sentaron a esperar. No habia mucho para hacer. La espera era siempre aburrida. Ningun reo jamas se habia escapado de su cruz. Era imposible que lo hiciera. Y nadie habia intentado bajarlo, porque se conocia el castigo que Roma imponia a quien lo intentara. Asi que era solo cuestion de esperar que los tres reos murieran para ir a sus casas.

Hicieron lo que hacian siempre. Jugaron a ver quien se quedaba con la ropa de los crucificados. No era mucho, pero servia para matar el tiempo. Y despues a esperar. Y mientras esperaban, ¿en que habran estado pensando?

Habia algo extraño en esta crucifixion. Los reos por lo general gritaban su inocencia y sus insultos para aquellos que los estaban torturando. Se escuchaban quejas, gritos, llanto, insultos, pero nunca silencio.

Seguramente, el del medio les llamo la atencion. Habia llegado extremadamente lastimado por los latigazos y los golpes, ni siquiera podia llevar el madero de su cruz. No habia querido beber el vinagre para drogarse y sufrir menos. No grito ni insulto a nadie. No maldijo ni escupio. Solo tenia una mirada de compasion, ternura y amor. No habia odio en sus ojos.

Tal vez la rutina no les dejo darse cuenta que aquel a quien estaban crucificando no era un hombre como los demas. Era el Unico Dios Hombre, que estaba dando su vida para pagar por cada uno de los pecados de la humanidad. Incluso por aquellos de los que clavaron los clavos en sus manos y pies.

Pero ellos no se dieron cuenta. Estaban pensando en otra cosa, estaban sentados jugando y no se dieron cuenta. Vos hoy, que tal vez estas sentado frente a tu computadora, ¿te das cuenta lo que hizo Jesucristo en la cruz por vos?

Que hoy podamos valorar y agradecer semejante acto de amor.

REFLEXIÓN – Levantate y adorá a Jesús.