Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

12 de Septiembre – Jerarquía

“Entonces, algunos de los que ahora son los últimos serán los primeros, y algunos que ahora son los primeros serán los últimos.” Lucas 13:30

Jerarquía

En los estudios contables, hay categorías de empleados. El escalafón va de abajo hacia arriba, Junior, Semi Senior, Senior, Supervisor, Gerente y Socio. Estamos trabajando en un cliente, y compartimos el espacio físico con auditores de Deloitte. Entre los consultores de BDO, la relación es mucho más informal y agradable. Pero nos causa gracia la manera de relacionarse los auditores de Deloitte. Es bien notorio quien es el junior y quien el Gerente.

Al punto que cuando llega el Junior, se encarga de sacar las notebooks de los box, prepara el café y lleva los papeles. Ningun gerente hace eso. Es bien clara la diferencia de estructuras. El junior es el último orejón del tarro. Parece que no tiene derechos.

Este problema es universal. Lo que nos causa gracia hoy en este cliente, es una triste realidad de la sociedad mundial. Hay muchos que no tienen posibilidades de progresar, que están marginados, que se quedan con las sobras. Los motivos de la discriminación son múltiples, la ropa, la educación, la nacionalidad, la religión, los recursos. Pero todos tienen el mismo resultado. Hay algunos que la pasan muy bien, y otros que la pasan muy mal.

Lo maravilloso del reino de Dios, es que Dios rompe con todos los paradigmas de este mundo. No existe la discriminación en la mente de Dios, no existe ciudadanos de primera o de segunda. Sin embargo, hay jerarquías en su Reino.

Por eso Cristo aclara que habrá algunos que serán los más importantes, los que tengan la preeminencia. No van a ser los ricos, o los lindos, o los flacos, o los cultos. Dios no maneja esos parámetros. La condición que Dios pone es la interior. Para ser el más importante en el reino de Dios, hay que ser el siervo de los demás.

Quien quiera mandar, tiene que saber obedecer. Quien quiera ser el más importante tiene que tener la humildad de no creerse más que el otro. No es fácil vivir con los parámetros del reino de Dios. Parecen normas antinaturales para este siglo tan elitista que vivimos.

Pero la realidad del Reino de los Cielos, es superior a la fantasía que se vive hoy en la tierra. No te confundas. Dios le da valor a otras cosas.

REFLEXIÓN – Dios tiene otra jerarquía.