Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

12 de Octubre – Raza

“Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba.” Efesios 2:14

Raza

En el mundo de habla hispana se celebra hoy el descubrimiento de América que realizó Cristóbal Colón en 1452. Este marino en realidad estaba buscando llegar a las Indias Orientales, en su planteo que el mundo era redondo y dando la vuelta al mundo, podría llegar de España a la India. Detrás de ese descubrimiento vino la invasión española, portuguesa, francesa, inglesa a las costas americanas. Y los nativos de lugar sufrieron a manos de sus colonizadores destrucción, muerte, destierro y esclavitud.

Parecía que no había lugar en estas tierras para que convivan ambas razas. Era un concepto muy de aquella época la discriminación hacia el otro, la exclusividad y la segregación. El vencido siempre sufría más después de la derrota que durante la batalla. Los que quedaban vivos debían vivir en esclavitud y sin futuro. No había integración de razas.

Cristo, con su Amor Superlativo, rompió este estigma y cambió el concepto radicalmente. Con su misericor día y amplitud, pudo unificar dentro de Su Iglesia a todas las razas, credos y pueblos. Fundó un cuerpo donde la discriminación y las diferencias no existen, donde todos somos igualmente importantes y valiosos.

Pero para Pablo, ese concepto era una utopía. Él veía en la iglesia de Efeso, como judíos y gentiles peleaban y discutían rompiendo la unidad de la iglesia. Cada cual defendiendo lo que creía mejor desmerecía al otro. Cada cual tenía su argumento, y sus razones.

Los judíos queriendo imponer la Ley de Moisés, los gentiles defendiendo la libertad del Espíritu. Ambos con buenas intenciones, tratando de buscar lo mejor para la iglesia. Pero la realidad era que el Plan Perfecto de Jesucristo al fundar la Iglesia estaba quebrado por discusiones de personas.

Dos mil años más tarde, seguimos haciendo lo mismo. Hoy nos seguimos peleando. Sin cuestionar las motivaciones que tiene cada uno para defender lo que defiende y de la manera que lo defiende, hoy Pablo nos recuerda, que Cristo nos llamó a su Paz. Él puede poner dentro de Su Iglesia a servios y bosnios, turcos y armenios, vascos y españoles, negros y blancos en Sudáfrica, árabes y judíos. Cristo puede unificar a todas las razas, también puede hacer la paz en tu iglesia.

REFLEXIÓN – Hacé la Paz de Jesús.