Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

12 de Enero – Escogidos

“Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí; Jehová oirá cuando yo a él clame.” Salmos 4:3

Escogidos

Nos mudamos a la nueva casa el 6 de enero del 2008. Solo aquellos que se han mudado pueden entender las complicaciones de una operación de estas características. Se dice muy fácil: Me voy a mudar y en los planes resulta hasta sencillo. Pero la realidad es que se trabaja mucho, con mucho peso, y lo que se había planeado, siempre se complica en la práctica.

Por eso uno intenta escoger a las personas indicadas para hacer una mudanza. Yo la planeé con mi cuñado Dany y su amigo Marcos, que además es electricista. Se sumaron mi suegro (el terror de los jardines). Tenía todo para que salga bien, la fuerza de los jóvenes para levantar peso y mover todo rápido y un organigrama de tareas para ir preparando la nueva casa para que esté habitable y ordenada lo antes posible.

Como elegí bien, terminamos las tareas habiendo cumplido el objetivo. Todo lo que hicimos con otras personas hubiera resultado imposible. Al terminar el día, estaban los muebles armados, los ventiladores y las luces funcionando, el pasto cortado, la pileta armada y había un inicio de orden.

Siempre es bueno rodearse de las personas indicadas. Por eso me sorprende tanto la capacidad de Dios. Él no busca a los ricos, ni a los famosos, ni a los que tienen promedio ejemplar en el colegio, ni a los que tienen influencias, ni a los lindos, ni a los simpáticos, que son las personas con las que quisiéramos asociarnos para cualquier empresa.

Dios escoge a los piadosos, a aquellos que tienen un corazón sensible a sus requerimientos, aquellos que tienen como David, un corazón conforme a Dios. Y Dios elige esta condición por dos motivos. Primero, porque para Él lo más importante no es lo que se ve, sino la condición interior. Dios puede ver el corazón de cada persona y tiene el poder para evaluarlo con justicia.

Y en segundo lugar, porque la condición de piadoso no discrimina, no es para algunos, no es para cierta condición social o intelectual. Cualquiera que realmente desee, puede ser un piadoso, alguien conforme al corazón de Dios.

Hoy Dios quiere escogerte a vos. Y para ello mira tu corazón, ahí donde nadie puede ver, Dios tiene acceso. Dios escoge a los piadosos.

REFLEXIÓN – ¿Dios te puede elegir hoy?