Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

11 de Enero – Razones

“Respondió Satanás al Señor: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?” Job 1:9

Razones

Satanás argumentaba que el respeto que Job tenía por Dios estaba basado en el cuidado y las bendiciones que Dios le había dado a lo largo de su vida. Aparentemente había sido una vida larga y exitosa y ese era el motivo por el cual el diablo suponía que Job le era fiel a Dios. Si Dios cuidaba tanto y bendecía tanto a un hombre, es obvio que dicha persona mantenga un algo grado de fidelidad a tan generoso benefactor.

Y por eso plantea el desafío de dañar a Job para probar su fidelidad, que es el origen de las calamidades de este buen hombre. El problema es que para el cristianismo sin compromiso y facilista que hoy vivimos un planteo como este, sería demoledor.

Hoy Dios es bueno por lo que nos da y es malo si no nos da. Perdimos la conciencia de Dios y basamos toda nuestra relación con Él sobre la base de nuestros sentimientos. Si Job hubiera hecho esto, le habría dado la razón al diablo, pero encontró otras razones para sustentar su relación con Dios, más allá de los beneficios que pudiera obtener.

Es cierto que es más fácil alabar a Dios cuando las cosas nos salen bien, cuando tenemos salud y trabajo, cuando no hay problemas, cuando no estamos solos. Son esos días cuando el sol brilla con toda plenitud y estamos optimistas.

Pero cuando aparecen los problemas, y parece que Dios no responde, y no hay soluciones para las dificultades, y cada vez se hace más pesado vivir, cuando cuesta sonreír y la almohada queda mojada de noche, es más difícil alabar a Dios y serle fiel.

Hoy pocos actúan como Job frente a las dificultades porque basan sus razones en la prosperidad que tengan. Pero Dios es más que la billetera de tu bolsillo. Job entendió esta gran verdad y por eso pudo ser lo que fue.

Dios no está limitado a tu realidad actual, ni a tus necesidades. Dios es magnífico y poderoso, es eterno y perfecto, es amante y bondadoso, es paciente y atento. Dios es tres veces santo y tiene interés en tener comunión con sujetos pecadores empedernidos como vos y como yo.

Hay razones para serle fiel a Dios, solo si entendemos quien es Dios.

REFLEXIÓN – tienes muchas razones.