Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

10 de Mayo – Rico

“Jesucristo por amor a ustedes, se hizo pobre siendo rico, para que ustedes con su pobreza, fueran enriquecidos.” 2 Corintios 8:9

Rico

Pablo les escribe a los corintios que eran unos cristianos muy especiales. La iglesia que aparentemente tenía mas dones que ninguna era la que más problemas tenía. Tantos que Pablo tiene que escribirles en dos oportunidades largas cartas para arreglar problemas puntuales.

En esta, entre otros muchos temas, les habla de la importancia de la ofrenda. Un concepto muy bastardeado por nuestra sociedad consumista que asocia éxito con dinero. Y medimos las bendiciones de la iglesia por la cantidad de autos que hay en la puerta.

Pablo al explicar el tema, es bien claro cuando nos recuerda que la ofrenda es un privilegio de los hijos de Dios. No es un castigo. Mucho menos una inversión para recibir mas de lo que pusimos en la bolsa. Es un acto de gracia, de generosidad, de amor.

Por eso, pone como ejemplo perfecto a Jesucristo mismo. Y dice que El fue la ofrenda perfecta. Que siendo muy rico, porque era el Dueño de todo el Universo, decidió hacerse pobre para venir a salvarnos.

Su ofrenda fue tan grande, que hasta se despojo de toda su gloria y lo dio todo, hasta su última gota de sangre para que vos y yo pudiésemos ser ricos en Dios. Y todo esto, lo hizo sin esperar nada a cambio. No firmo ningun contrato, no le garantizaron que si lo hacia iba a salvar tanta cantidad de personas.

El amor del Señor Jesús es tan grande, que no le importo hacer el sacrificio que hizo con tal de salvarte a vos y salvarme a mi. Y si hubiera sido yo el único pecador perdido de la humanidad, Cristo igual hubiera muerto en la cruz para salvarme. Tan grande es su amor que no mide su ofrenda en la relación costo beneficio.

Cristo dio todo porque amaba. Pablo toma este ejemplo supremo para explicarnos que nuestra ofrenda debería ser motivada por el mismo concepto. Y deberíamos mostrar la misma generosidad y amor de Jesucristo, cada vez que metemos la mano en el bolsillo cuando pasa la bolsa de la ofrenda.

Tu ofrenda es una demostración material de cuanto amas a Dios y le agradeces lo que hizo por vos. Es tu mejor termómetro de tu amor para Dios. Dios te hizo rico, ¿Como se lo pagas?

REFLEXIÓN – ¿Cuanto vale tu agradecimiento?