Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

10 de Junio – Inquietud

“Mientras me echan en cara a todas horas: ¿Donde esta tu Dios? ¿Por que voy a inquietarme? ¿Por que me voy a angustiar? En Dios pondre mi esperanza.” Salmo 42:10-11

Inquietud

A veces te pasan cosas que no entendes. Tenías que llegar temprano al trabajo para hacer una presentacion importante, te levantas temprano, salis con tiempo de sobra, y en el anden del tren te enteras que hay paro de señaleros y no andan los trenes. Asi que tomas un colectivo y llegas tardisimo.

Tenías una reunion en la iglesia importante en la iglesia, eras en encargado de la reunion, saliste con tiempo de sobra, bañado y arreglado. Cuando subis al auto, no arranca. No entendes lo que pasa. Despues de un rato largo, finalmente se enciende el motor. Pero ya es tarde. Llegas cuando la reunion ya habia comenzado.

Y no entendes por que suceden estas cosas. No fue negliencia, ni olvido. Sin embargo un imponderable te perjudica y no podes llegar. ¿Acaso Dios no podia mandar un tren en ese momento, o arreglar el motor para que arranque la primera vez?

David estaba acostumbrado a que lo cuestionen. El no sabia de trenes o de motores, pero en su tiempo tambien habia personas que cuestionaban su fe en Dios cuando pasaban estas cosas que no se pueden explicar. Le echaban en cara: ¿Donde esta tu Dios? Si Dios es tan bueno, y te quiere tanto, ¿Por que te pasan estas cosas?

Eso genera inquietud. Te quita paz del alma, te da intranquilidad. Llueve sobre mojado. Como si no fuera suficiente que las cosas impredeciblemente salgan mal, encima hay algunos que te inquietan metiendo mas dudas en tu mente, cuestionando el accionar de Dios al no ayudarte.

David la tenía bien clara. Mas alla de los problemas que no podia solucionar, de las dificultades que no podia controlar, de las preguntas maliciosas, de los cuestionamientos que inquietaban, de los momentos que agredian su paz, el podia decir que no se iba a angustiar, porque podia poner su confianza en Dios.

David sabia que si Dios permitia un acontecimiento en su vida, era por algo. Solo la eternidad nos va a aclarar, porque sucedieron algunas cosas que pensamos que solo nos perjudicaron. Solo la eternidad va a mostrar de las situaciones que Dios nos libro, cuando permitio que los señaleros hagan paro o cuando el motor no arranco ese dia.

REFLEXIÓN – Confía, Dios sabe por qué.